Gesto de amor un Policia de Nueva York, Gran Misericordia!

Da la vuelta al mundo un policía de Nueva York, fotografiado sin él saberlo mientras regala y coloca unas botas a un indigente, descalzo en pleno invierno en la calle.

Verdaderamente esta historia ha conmovido tanto mi corazón que me ha hecho recordar que tenemos que amarnos los unos a los otros así como Cristo ama a su Iglesia no importando el estatus en que nos encontremos, este gran gesto de amor realizado por el Policía DePrimo de la Policía de Nueva York al regalar un par de botas a un despiadado vagamundo pasando frio en las calles de Nueva York son cosas que no se ve todos los días. Estamos en tiempos donde el amor ha desaparecido, donde nadie le importa o se compadece por nadie dándole lo mismo de los demás si esta bien o mal....

Foto Cortesía de : NoticiasCristianas.org

No solamente le regaló un par de botas si no que también le ofreció se quería que le traera café, pero el vagamundo agradecido le dijo que no, el estaba muy emocionado con su nuevo par de botas ya que nunca había tenido unas... Me gozo mucho de verdad y espero que este gran gesto conmueva a mas personas en Nueva York ayudar a este pobre vagamundo, porque no sabemos cuando nos toque a nosotros.

Dice en (Mateo 25:31-46)
25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,
25:32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartarálos unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. 
25:33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. 
25:34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 
25:35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; 
25:36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. 
25:37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? 
25:38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? 
25:39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? 
25:40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. 

25:41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 
25:42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 
25:43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. 
25:44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? 
25:45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. 
25:46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Extracto de la noticia original:
Es probable que la labor como policía anti-terrorista que Lawrence DePrimo desempeñaba por las calles de Nueva York antes del 14 de noviembre fuera de por sí digna de elogio. Sin embargo, si ahora este agente se ha convertido en uno de los personajes del mes y en una de las caras más compartidas por Internet no es por su trabajo, sino por su humanidad.

Auqella gélida noche, DePrimo, de 25 años, que lleva tres en el puesto y que vive con sus padres en Long Island, estaba cubriendo la famosa gran vía turística Times Square cuando vio a un vagabundo de edad avanzada, tirado en el suelo de la mítica calle 42, descalzo en el frío neoyorkino.

En una ciudad en la que el continuo tránsito humano no permite detenerse a contemplar el paisaje, es complicado incluso que a alguien se le ocurra bajar la mirada a la altura del suelo. La noche del pasado 14 de noviembre, en mitad de ese tumulto, el oficial de la policía de Nueva York, Larry DePrimo, vio a aquel hombre a la intemperie.

El agente se acercó a él y le regaló un par de zapatos y de calcetines con los que poder protegerse del frió del invierno. El momento fue inmortalizado desde el anonimato por una turista de Arizona -a la que sorprendió el gesto del policía- y tras una cadena de contactos fortuitos fue colgado luego en Facebook a través de la página del departamento.

La instantánea que retrata la cara más humana de las fuerzas del orden ha sido compartida en más de 400.000 ocasiones por los internautas.

EL AGENTE LARRY DEPRIMO.
Posteriormente DePrimo, ha explicado que él mismo llevaba puestos “dos pares de calcetines de invierno y un par de botas reglamentarias y aún así tenía frío”, por lo que enseguida quedó impactado al ver a un hombre con los pies descalzos -tendido en la Séptima Avenida a la altura de la calle 44-, que tenía que estar congelado. Continua leyendo aquí

Fuente y Foto: NoticiasCristianas.org